EL MONCAYO, SUS CASAS, SUS PUEBLOS Y SU MISTERIO.

Decir Moncayo hoy en día es hablar de misterio y magia. Becquer, en su convalecencia en el Monasterio de Veruela, así supo plasmarlo en sus famosas leyendas. Desde entonces se conoció por toda España el carácter misterioso, la tradición de las brujas, la superstición de este monte, hijo del cierzo. Hoy en día esas supercherías han sido tomadas como lo que son, supersticiones de antaño, tradiciones ancestrales de lugares que estaban semi aislados. La brujería, hoy en día, sigue teniendo un papel importantísimo en el floklore moncaíno, no en vano las fiestas más conocidas de Trasmoz,  son las fiestas de las Brujas de Trasmoz, que tiene lugar para la festividad de todos los santos. Hay una cena popular, donde los trasmoceros y visitantes se disfrazan, luego tiene lugar en el castillo la lectura de poesía, e incluso se entra al cementerio donde unos violinistas interpretan alguna pieza. Esta fiesta, rodeada de misticismo, simbolismo y tradición es imprescindible para entender el misterio del Moncayo.

Pero el Moncayo es algo más. Sentimientos aparte, es la cumbre más alta del Sistema Ibérico con 2.314 metros, y hace de frontera natural entre Castilla León y Aragón, y es el corazón del parque natural del Moncayo de una gran belleza natural. Hay varias teorías de donde proviene su nombre, y el más extendido es que proviene de la denominación romana “Monte – cano” por sus canas en la cumbre ya que en invierno está siempre nevado. Es una zona ideal para excursiones, es un sitio tranquilo en general, los pueblos siguen siendo auténticos, rústicos, rurales de verdad. Vale la pena pasear por Litago, Vera de Moncayo, Alcalá del Moncayo, Lituénigo, San Martin de la Virgen del Moncayo, Añón, Santa Cruz del Moncayo… etc… y ver sus costumbres y su extraordinaria gastronomía. Una recomendación es que vayáis a comer por allí cuando sea época de setas, no os arrepentiréis.

Sus casas de pueblo, están pensadas para el lugar que ocupan. Un sitio frío, seco en invierno, y sobretodo con mucho viento. El cierzo no sólo ha moldeado la cumbre del imponente Moncayo, sino que también ha determinado la arquitectura de la zona. En una autentica casa de la zona, las ventanas son muy pequeñas, más bien son  vanos. Una auténtica casa en el Moncayo, si se respetan como estaban antes quedan auténticas maravillas. Mira si quieres esta y lo compruebas. Es común encontrar torreones, castillos en ruinas, iglesias románicas, y un sin fin de monumentos. Pero el rey de la zona es el Monasterio de Veruela, impresionante abadía cisterciense del siglo XII.  La piedra era el material predominante, ya que es un extraordinario aislante. Te invitamos a que veas los videos de estas casas, en este lugar de incomparable belleza. Tiene algo el Moncayo que te atrapa y cuesta dejarlo. No sé si son sus olores, sus pueblos, sus misterios, su oscurantismo de antaño, sus comunes neblinas, etc… pero tiene algo. Mira las casas que te podemos ofrecer haciendo clic aqui.

Moncayo visto desde la casa en venta en Litagovista desde casas en venta en moncayo

venta casa moncayoCasa en venta en Vea de moncayo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s